José García Bravo, de sus manos, la Madre de Dios - TuSemanaSanta.com

Post Top Ad

José García Bravo, de sus manos, la Madre de Dios

Share This

José García Bravo, trabajando la madera.
Les presentamos a continuación la biografía de Don José García Bravo, autor de la talla de María Santísima de la Esperanza de la Cofradía de los Ramos de nuestra ciudad. Hasta este momento, poco se sabía de este artista cacereño. Sin embargo, en esta biografía y estas fotografías enviadas por sus familiares a nuestro portal se arroja luz sobre
el misterio del autor de la imagen de nuestra Santísima Madre. Desde aquí queremos agradecer a Raquel de la Blanca que se haya puesto en contacto con nosotros para darnos esta valiosísima información y a toda su familia, especialmente a la Mujer de José García Bravo Doña Carmen Caballero de García. Queremos promover con este escrito un homenaje al autor de nuestra obra más preciada y esperamos que en la Cofradía de los Ramos se realice tal reconocimiento de agradecimiento a quien ha tallado, con sus manos, el rostro de la Madre de Dios.

Don José García Bravo nació en Cáceres el 13 de Julio de 1913. Hijo de Antonio García y Concepción Bravo, era el cuarto de once hermanos.

Gracias a su padre, quien era ebanista, comenzó los trabajos artesanales. De ésta forma le llegó la inspiración de artista por lo que comenzó a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios en Cáceres.

Cuando tenía catorce años, la familia se trasladó a Madrid y continuó como discípulo de Don José Capuz en modelado y de Don Rafael Puñales, gran artista de la gubia y uno de los primeros tallistas.

En Madrid estudió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y en la Escuela de Artes y Oficios.

Don José García Bravo en el año de 1941, hizo un Nacimiento de tamaño natural para la Iglesia de los Ángeles de los Cuatro Caminos, ubicada en la plaza los Cuatro Caminos, era un Niño Jesús, un San José, La Virgen, La Mula y el Buey.

Hizo una especialización en Imaginería, por eso sus obras tienen divinidad e inspiran la Fe de las personas. Hacía Santos como San Damián con el leproso, San Jorge (Patrón de Cáceres) y muchos otros.

El 11 de abril de 1943 contrajo matrimonio canónico con Doña Carmen Caballero Gavilán (madrileña) e hija de Bartolomé Caballero y Carmen Gavilán, en la Iglesia de San Ildefonso de Madrid. Se residenciaron en Madrid, Divino Pastor N° 7.

Trabajó en los Talleres de la Fundación Generalísimo Franco en Alcalá de Henares desde el 16 de febrero de 1942 hasta el 18 de abril de 1943.

Posteriormente trabajó como escultor, en el Taller de Juan García Talens, desde el 1° de mayo de 1944 hasta el 17 de marzo de 1947. En esa época hacia las esculturas para Mariano Benlliure. También trabajaba por su cuenta y hacía imágenes religiosas, sobre todo Crucifijos. El Cristo de Velázquez (pintura) que es tan famoso en España, lo hacía con gran esmero en escultura.

Recibió un Diploma Accesit del “V Concurso Provincial de Artesanía” el 16 de septiembre de 1947 de la Delegación Provincial de Sindicatos de FET y de las JONS (Vicesecretaria Provincial de Obras Sindicales) en Madrid.

            En el año de 1948 le fue concedida una primera medalla por la imagen del Padre Damián en grupo con un leproso, en el que las llagas tenían una realidad sorprendente y en el semblante del Apóstol resplandecía una aureola de amor y otra imagen de San Antonio con el Niño en brazos.

En el año de 1949 hizo la Virgen de la Esperanza, por encargo de la Cofradía del Cristo de los Ramos (Iglesia de San Juan, Cáceres) y su primera procesión fue ese año. Todos los allí presentes gritaban “viva el autor, viva el autor” pero él que estaba viendo la procesión no se pronunció y pasó desapercibido entre la multitud, prueba inequívoca de su modestia.

Ese mismo año le hicieron un reportaje que publicaron en el periódico de Cáceres, el 1 de abril de 1949, donde Don José García Bravo indicó que para la talla de la Virgen de la Esperanza había trabajado dos meses. Había ido a Sevilla y buscó inspiración en la Esperanza de Triana y había plasmado en la dócil madera la expresión de virginal angustia que solamente la Madre de Dios pudo dibujar en el rostro que custodian ángeles.

Recibió un premio (primera medalla) del “VII Concurso Provincial de Artesanía” el 28 de octubre de 1949 de la Delegación Provincial de Sindicatos de FET y de las JONS (Vicesecretaria Provincial de Obras Sindicales) en Madrid, cuando presentó un Crucifijo tallado al estilo de la imaginería española del siglo XVII, una reproducción en talla del Cristo de Velásquez y un relieve con alegorías mitológicas, titulado “El Llanto de Cupido”. En diciembre de ese año entregó su obra del Crucifijo para el Concurso Nacional, obteniendo Diploma Accesit.

En una entrevista concedida y publicada en la Prensa el jueves 12 de enero de 1950, Don José García Bravo señaló entre sus obras: las figuras regionales de la fachada del Teatro Albéniz, de Madrid, el Retablo de San Francisco de Asís en alto-relieve para el Palacio de El Pardo (Madrid) y tallas alegóricas de la flora y la fauna del monte de España para la Escuela de Ingenieros de Montes de la Ciudad Universitaria. Es autor de notables pasos de imaginería religiosa como “El prendimiento” para Cartagena, “Las tres Marías y San Juan” y “Cristo Crucificado y la Magdalena” ambos para Crevillente (modelos de Benlliure), “La Resurrección” (modelo de Capuz) y “El Cristo y los dos ladrones” para Bilbao (modelo de Torres).

En ésta entrevista señaló también los trabajos originales con modelos propios de: una imagen de San Ignacio de Loyola para Isla de Cuba, una Virgen de Guadalupe con trono, para Navalcán (Toledo), una Virgen del Pilar para el Patronato de Protección a la Mujer, en Madrid, un Sagrado Corazón para las Islas Filipinas, una imagen de San Juan Bosco, la Virgen de la Esperanza cacereña y muchas más. Además de que en ese año hacia la talla de dos imágenes de metro y medio de altura de Nuestra Señora de Fátima para México.

El 9 de enero del año de 1951 viaja a Venezuela y posteriormente se encuentran con él, su esposa y sus hijas, quienes viajaron en el Barco “Virginia de Churruca” el 13 de octubre de 1951, embarcando en Cádiz, llegando a Venezuela el 22 de octubre de ese año. En total tuvo dos hijas y un hijo.
           
En el año de 1952, concurrió al XIII Salón de Arte Venezolano.

En mayo de 1953 estando en Venezuela, escribió un hermoso poema para sus hijas “Azucena y Clavel”, quienes para la época se encontraban en España.

Trabajó para los Frailes del San Juan de Dios en Sabana Grande, y, Don José García Bravo, además de las muchas imágenes religiosas que les hizo, realizó un Escudo de la Congregación del San Juan de Dios en la fachada del Edificio.

En una entrevista, indicó que de las obras realizadas, las que destacaban era una imagen de San Juan de Dios que figura en el Hospital de Nuestra Señora de Guadalupe en Caracas y una Virgen de Guadalupe que llama la atención porque le dio cierto carácter indio a la fisonomía.

También trabajaba en la restauración de imágenes antiguas. En la Iglesia de San Francisco, en la Av. Universidad de Caracas, restauró las imágenes de la Nave Derecha de la Iglesia, entre ellas, la imagen del Niño Jesús. Esta Iglesia tiene tres Naves.

Don José García Bravo no solo era un gran escultor, también fue un gran pintor, escritor, poeta y una persona con mucho conocimiento general.

Como pintor hacía trabajos particulares para la aristocracia caraqueña de la época, quienes en sus propias casas tenían Capillas, y gracias a un amigo suyo, Vicente Moro, contactó con las familias de la aristocracia quienes les habían preguntado a Don José García Bravo si podía hacer la pintura en el techo como la Capilla Sixtina en Roma, y, Don José García Bravo montado en un andamio hizo grandes pinturas sobre los techos de estas Capillas ubicadas en algunas casas de Caracas.

En su labor de restaurar imágenes cuenta Doña Carmen Caballero Gavilán que un San Damián de tamaño natural la asustó al entrar a la casa, de la cual salió corriendo, pensando que era una persona real. En aquella época en Caracas, Don José García Bravo tenía su taller de trabajo al lado de la casa y contó con la ayuda de un matrimonio que se portó excelente con él, los señores Josefina y Quintin Fernández.

Además de la “Virgen de la Esperanza” (Cáceres, España) realizada en 1949, hizo otras obras como el “Cristo Crucificado”, “San Humberto (Patrón de los Cazadores)”, “El Llanto de Cupido”. Ha realizado muchas otras obras, las cuales hizo para su esposa, hijas y nietos. Se pueden reseñar: un Banco Tallado con Sirenas y Barco de Ulises, “Casandra”, “Edipo” “Dialogo Irracional”, “Terremoto de Caracas” y muchos otros.

Lamentablemente y con apenas treinta y nueve (39) años de edad, el 17 de marzo de 1954 (dos días antes de su santo) le dio un masivo infarto y allí terminó su carrera artística porque no pudo esculpir con la misma intensidad que antes.

Con su enfermedad tuvo que dedicarse a otras actividades, como la escritura pero seguía haciendo pequeñas esculturas.

Escribió una Novela: “Don Quijote, Sancho y la Era Atómica” que cuenta con hermosas ilustraciones realizadas por él, en el año de 1955. De esta Novela se hicieron varias críticas positivas publicadas en la Prensa Venezolana y mención en la Revista Nacional de Cultura editada por el Ministerio de Educación de la República de Venezuela.

Entre las críticas positivas a su Novela “Don Quijote, Sancho y la Era Atómica”, se puede destacar la que realizó el escritor D. Luis Yépez,  individuo de la Academia de la Lengua y Ex-Presidente de la Sociedad de Escritores Venezolanos. También destacan las críticas positivas de los escritores Rafael Rodríguez Delgado y Luis Camilo Guevara.

En Noviembre de 1956 realizó la “Autobiografía de un Mosquito” con el que quedó de finalista en el Concurso de Cuentos para la Revista Estampas.

Realizó una entrevista al “X Conde de Canilleros y V Conde de San Miguel”, D. Miguel Muñoz de San Pedro y de Paredes, descendiente de Sancho García de Paredes, el primogénito de la casa nobiliaria de los Paredes y único hermano de Diego García de Paredes, el Fundador de Trujillo, Venezuela. Éste reportaje salió en el prestigioso periódico de Venezuela “El Nacional” un jueves 17 de octubre de 1957. Don José García Bravo realizó este reportaje en la víspera de la celebración del Cuatricentenario de la Fundación de la ciudad de Trujillo en Venezuela.

Igualmente escribió en la Revista Nacional de Cultura del Ministerio de Educación de Venezuela, un trabajo sobre el Fundador de Trujillo, Diego García de Paredes.

            Ganó el Primer Premio con un cuento llamado “Sirenita Caribe” organizado por el prestigioso periódico de Venezuela “El Nacional”, que todavía hoy en día circula en Venezuela. En aquella época ese prestigioso periódico era dirigido por el Famoso Escritor Don Miguel Otero Silva, y, hoy día es su hijo el Director. Siendo que este cuento se publicó en la revista Élite (N° 1710) en fecha 5 de julio de 1958. Con anterioridad, el 19 de abril de 1958, también en la revista Élite (N° 1699) publicaron su cuento “El Fugitivo”.

Cabe destacar también que Don José García Bravo hizo estudios en la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, Venezuela, entre los años 1960 a 1961 de Periodismo. También estudio en la Universidad Central de Venezuela, varias carreras, entre ellas Ciencias Políticas, pero no finalizó éstos estudios por problemas de salud.

En otra entrevista, publicada el 30 de abril de 1964 en el periódico La Región de España, se indicaba que Don José García Bravo había viajado a España para estudiar el Arte Románico y para tomar datos sobre los conquistadores de Venezuela.

Estando en Venezuela, hay que destacar que, frecuentemente viajaba a España y siempre visitaba su Cáceres Natal.

Murió en Caracas, Venezuela, el 4 de agosto de 1996. Tres días después de su muerte, el 7 de agosto de 1996 se recibió Telegrama del entonces Presidente de la República de Venezuela, Rafael Caldera, expresando a los familiares condolencia por tal irremediable pérdida.

Colaboraron en esta Biografía: Doña Carmen Caballero de García (esposa de Don José E. García Bravo, actualmente con 94 años de edad), María del Carmen García de De la Blanca (Hija de Don José E. García Bravo) y Raquel De la Blanca García (nieta de Don José E. García Bravo). En Caracas, 28 de febrero de 2012.

Nota: Se adjuntan a la presente Biografía algunas fotos personales, fotos de sus Obras y algunos documentos y reportajes periodísticos.









4 comentarios:

noemuriel dijo...

Estos son los tipos de post que dan calidad a los blogs y webs dedicados a nuestra Semana Santa. Enhorabuena por el gran aporte de conocimientos que supone para los cacereños revalorizar a nuestros paisanos.

Julián Paniagua dijo...

Muchas Gracias Noé, me alegro de que te guste.

Vanessa dijo...

A través de mi blog conocí a Raquel, la nieta de este gran escultor y tallista. Me pasó el enlace de vuestra página donde habláis de él. Muchas gracias por hacer artículos como éste.

Carlos dijo...

Estoy casado con una sobrian de José García Torres, y poseemos dos pequeñas tallas en madera de su autoría: Un Cristo crucificado y una pequeña tabla en relieve con la cabaza de Pablo Iglesias, regalos, ambas, a su hermana y cuñado.
Carlos Montoya.

Pages