Crónica del Sábado de Pasión: Buen Fin y Nazaret

Si la Cofradía de la Soledad y Santo Entierro había sido el Viernes Santo una maestra de organización, la Cofradía de las Batallas y sus hermanos de carga nos enseñaron cómo se debe llevar el paso de una Dolorosa, especialmente en una jornada de duelo como la del Sábado Santo.

Cómo siempre, ante el inconfundible marco de la Plaza de Santa María, con la presidencia jesuita de la Iglesia de San Francisco Javier al fondo, con esa figura de eterna pureza que nos hace incluso presente al Papa Francisco y con la siempre templada y humilde presencia de San Pedro de Alcántara, se colocaba la cruz de Guía de la Cofradía de las Batallas por fin, en la calle. Y hay que decir por fin no por un retraso, pues las puertas de la Santa Iglesia Catedral se abrían a las ocho en punto de la noche, sino porque llevábamos desde la madrugada del Jueves Santo, precisamente con la Cofradía Hermana del Cristo Negro, si ver completar el recorrido de una hermandad.

Como siempre, el acompañamiento de la Cofradía el Nazareno se hizo notar en este desfile, con un tramo formado por niños y jóvenes de la Corporación fraterna de Santiago. El cortejo, se conformaba además por los estandartes marianos de la Hermandad de Santa María y, cómo no, por los hermanos de túnica roja y solemne capuchón blanco.

Poco a poco, Ntra. Sra. de Buen Fin fue adentrándose en la Plaza, abandonando las restauradas bóvedas de la Concatedral, siendo recibida por la Banda del Humilladero a los Sones de Marcha Real enlazada con Cristo del Amor. Corte clásico y elegante que embriagaba lentamente, con ligeras gotas de amor, esta soberana plaza cacereña. Sonaba ya Madre Corredentora cuando María Santísima se perdía lentamente en el eterno Arco de la Estrella con las horquillas resonando ya en esta ciudad ansiosa de ver por fin sus pasos en la calle.

Una vez alcanzado el punto tan emblemático como es la puerta de entrada a los sueños de nuestra parte antigua, la Virgen comenzó la ascensión de los temidos Adarves, en esa enfilada cuesta del interior de la muralla. Y la Señora, llevada sobre los hombros de sus hermanos, lo hizo con un paso elegante, cargadísimo de arte, recreándose en la infinidad de los pasos, en esa inconfundible balada marcada en los tiempos por la horquilla cacereña. Y ahí estaba yo, subido sobre el rectorado, a solas con ella mientras la grababa en una secuencia de oro fino sobre ropajes de hebrea, en un momento que se hacía íntimo cuando la oscuridad del Sábado Santo dejaba en penumbra a los hermanos, dejando a la Virgen consolarse en la eternidad del Adarve.

Y como yo, tantos y tantos fieles disfrutaron de la intimidad de acompañar a la Madre en la Soledad de esta jornada, en la que el Señor yace en el sepulcro mientras la pascua, paciente, le espera. Es lo que le ocurrió a Eugenio Cantero, a quien la lluvia no le había permitido destapar su oración cantada ante Ella. Por ello aprovechó ese rincón tan escogido que es la Puerta de Mérida para hacerse con Ella, para tomarla de la mano y acompañarla unos metros mientras, con esa voz forjada en el popular barrio de Aldea Moret, le oraba melódicamente con ese canto ancestral, La Saeta. Y con esa Saeta enlazaba la Banda ya casi a los pies de la calle ancha para continuar con los sones de Bendición para llegar a Santa Clara.

De esta forma discurrió por Pizarro y Corredera de San Juan, acudiendo de nuevo a nuestro encuentro a los pies de la fachada del Ayuntamiento y, como durante todo el recorrido, los hermanos de carga derrocharon poderío y fortaleza meciéndola lentamente, al son de la Banda en cada paso, recreándose en su callada belleza, exultante y deslumbrante con su vestido de hebrea.

El sueño llegaba a su ocaso una vez pasado el Arco de la Estrella, desperezándose ya en Santa María y despertando definitivamente en en Palacio Episcopal, donde la Señora se despidió de nosotros para reunirse con las Hermanas Jerónimas que la custodian durante el año.

Compartir en Google Plus

Sobre Tu Semana Santa

Toda la información, vídeos, fotografías y las retransmisiones en directo de la Semana Santa de Cáceres

0 comentarios: