Pregón de la Semana Santa 2014

Ayer Cáceres asistió no a un pregón más de la Semana Santa, la ciudad acudió al Pregón con mayúsculas de la Semana Santa cacereña. Tuvo lugar como siempre en el Complejo Cultural San Francisco, cuyas franciscanas naves, se vistieron de festejo para acoger en su seno a uno de sus hijos más ilustres, Don Manolo Buiza. Aquel que tuvo que partir como barco entre mares de anhelo, pero que volvió ayer para entregarnos un corazón profundamente semanasantero.

El acto, comenzó con la presentación de David Remedios que fue dando paso a las distintas personalidades representantes de las principales instituciones civiles y eclesiásticas como la Alcaldesa de Cáceres, Doña Elena Nevado o al propio presentador del Pregonero, quien supo acercarnos a la figura de larguísima sombra, por su grandeza, de Manuel Díaz Buiza. Asimismo, subieron al escenario los cofrades del año como fueron la Policía Local, Ángel Marín Alía y Juan Guerrero presente en espíritu y con la presencia de su hijo Ignacio que recogió la distinción a título póstumo. Especial mérito tuvo la intérprete de signos, que desde luego mereció un reconocimiento al expresar para las personas sordas el Pregón completo con las extraordinarias dificultades que supone.

La música llegó de la mano de Eulalio Acosta al frente de la Coral Santa María de la Montaña, que interpretó bellísimas piezas que convirtieron San Francisco en un cielo eterno antes, durante y después del pregón. In Monte Olivetti, Jerusalém O Jesu Christe y Stabat Mater convirtieron el espacio una vez sagrado en templo celestial de la palabra franciscana que partiría de nuestro flamante pregonero. Este, que comenzó con las palabras "No soy digno", comenzó saludando a una ciudad de la que es forastero pero de la que se siente tan lugareño que es abrazado por ella pues casi es su hijo predilecto. A partir de ahí, salieron de su boca espléndidos versos, cincelados con paciencia, pronunciados con acierto y con la convicción de un pregonero cuya voz, se clava con palabras que son como saetas que atraviesan el pecho, estremeciendo bellos erizados por la brisa del texto convertido en viento que acaricia suave la piel en cada momento.

Y así, con una catequesis de teología engalanada de preciosas metáforas y con una musicalidad acompasada, relacionándola íntegramente con todas nuestras imágenes, Buiza hizo de un pregón un sello, un tatuaje marcado en nuestros cuerpos que será recordado por siempre, pues no habrá muchos pregones que se acerquen a este, que sepan decir tanto, con unos mensajes tan claros pero con unas palabras tan bellas expresadas hacia lo que más queremos.

Desde aquí, solo podemos decir gracias, pregonero, por enarbolar el estandarte y dirigirnos al cielo.

No requiere más descripción este evento, pues esta joya debe disfrutarse deteniéndose y meditando cada verso.

Galería fotográfica

Texto del Pregón




Compartir en Google Plus

Sobre Tu Semana Santa

Toda la información, vídeos, fotografías y las retransmisiones en directo de la Semana Santa de Cáceres

0 comentarios: