Lunes Santo: Cofradía de las Batallas

Caído va el Señor en su batalla, sentenciado, camina hacia el gólgota con su cruz a cuestas. El esfuerzo hace mella y el sudor y la sangre se derraman desde su frente hasta el suelo. Su mirada misericordiosa, se clava sobre todos los fieles apostados a su izquierda. Cristo continúa su camino, al tiempo que libra las batallas contra las adversidades que se le presentan, se compadece de cuantos fieles sufren en las lindes del sendero mientras un cordón atado a su cuello, les bendice. Le escoltan soldados que desde tiempo inmemorial son alma de esta cofradía de Servitas.

Jesús crucificado, Cristo del Refugio amparo de tantos que tres siglos se postran ante ti y honran tu memoria cada domingo en la Eucaristía. Clavado en un madero en soledad, desprendido de toda dignidad, el Dios, hecho hombre, se ha entregado para la salvación de otros. Ha demostrado a siglos de generaciones que el cielo solo se alcanza en la tierra con misericordia, con compasión, con templanza y con la mirada puesta siempre en ese Cordero postrado en un madero, humillado como un criminal aun siendo inocente, sufriendo toda la pasión desterrando cualquier resquicio del odio que consume la tierra.

Tras él, siempre su Madre, rostro de nácar empañado por lágrimas, mayor dolor de hasta siete dagas que atraviesan su cuerpo y por las que la llaman María Santísima de los Dolores. Pero su impotencia es sumisa, contemplativa de la pasión pero siempre auxilio a la mirada del Señor, consuelo y compañía del Padre del cielo durante toda su vida, pero especialmente ante la injusticia y el dolor.

Galería fotográfica.


Compartir en Google Plus

Sobre Administrador

Toda la información, vídeos, fotografías y las retransmisiones en directo de la Semana Santa de Cáceres

0 comentarios: