Bromas a parte - TuSemanaSanta.com

Bromas a parte

Share This
Bromas a parte, quiero retrotraerme en esta jornada de los Santos Inocentes dos años hacia atrás para rememorar un artículo que escribí en las Navidades de 2009 en este mismo portal. Con ello, pretendo dar un poco de sentido a este día, que ha pasado de ser el del recuerdo de los miles de niños asesinados a un día de bromas sin sentido que intentan tapar la historia que sucedió hace 2000 años y que a día de hoy se sigue repitiendo de múltiples formas.

Cuentan las escrituras que un niño nació en Belén un 25 de Diciembre. Este, estaba llamado a ser el Salvador, el Mesías, el Señor. El bebé, nacería en un establo porque no había sitio en la posada. Su madre, la Santísima Virgen María, lo colocaría en un pesebre junto a un buey y una mula. San José, la acompaña en los momentos difíciles del parto en una situación de extrema humildad. Los Reyes de Oriente, se acercaron al castillo del Rey Herodes, que al conocer que en sus dominios una mujer daría a luz a un niño llamado a ser Rey, ordenó matar a todos los recién nacidos en esos territorios.

Esta historia, ignorada por muchos y considerada falsa por otros, se repite a día de hoy con las leyes que permiten el aborto. Los gobernantes y legisladores, en lugar de facilitar a las mujeres y hombres la labor natural de criar a un niño como debería realizar un verdadero Estado del Bienestar, prefieren recurrir a la ejecución masiva de niños en el vientre de sus madres y/o suministrar de manera gratuita o a bajo coste el veneno genocida del siglo XXI: la píldora del día después, beneficiando a las multinacionales farmacéuticas, que ejercen una presión mayor que la de los ciudadanos atontados por la caja comecocos o televisión. Las excusas para sacar adelante estas leyes son de lo más dispares: que muchas familias no tienen medios, que la mujer ha sido violada, que fue un accidente y no es el momento para tener un hijo... Pues bien, si no tienen medios es porque el Estado, desde su gobierno y legisladores, no pone las medidas suficientes para que toda la población activa pueda acceder al empleo, para facilitar la conciliación y la igualdad efectiva -y real, que no es suficiente colocarle este nombre a una ley sino que hay que implementarla correctamente- de mujeres y hombres. Las subvenciones que permitan a los pequeños empresarios afrontar sin excesivas pérdidas el embarazo de una de sus empleadas son fundamentales, sobre todo para las pequeñas empresas que son las más numerosas y a su vez, las más débiles en estos casos en nuestro país. Además, estas políticas permiten que las empresas contraten a otra persona de forma temporal y empequeñecer el paro que ahora tiene estas increíbles dimensiones. La comodidad y el no ver alterada la rutina es otra de las excusas. Este es el valor de la vida humana en esta sociedad, la misma que la de un juego de la play, un televisor o una lavadora, que son las que facilitan la comodidad de la vida de estos pobres de espíritu. En cuanto a las violaciones, estas afirmaciones no tienen ningún rigor científico puesto que las mujeres que quedan embarazadas por este motivo no alcanzan ni un 0,05% en las estadísticas ya que los violadores son en su mayoría impotentes y no llegan a provocar la concepción debido también a que la mujer violada, en ese momento no concibe por el estrés provocado. Se quiebran la cabeza nuestros gobernantes en buscar motivos para proteger el aborto en lugar de poner medidas para que las parejas puedan criar a los hijos. Además, debemos tener en cuenta que en nuestro país, el índice de natalidad es de los más bajos del mundo solo sostenido por los inmigrantes de otros países ya que las familias autóctonas viven "cómodas" abortando. Quiero dar un último empujón a mi razonamiento dando a conocer que las madres que abortan sufren graves depresiones a posteriori llegando en muchos casos, más de los que creemos, al suicidio. Los estudios que fundamentan estos razonamientos aparecen por doquier con una búsqueda superficial en google, los que fundamentan lo contrario carecen en su totalidad de rigor científico. Les animo a que busquen y se cercioren por ustedes mismos.

Si algo cuestioné alguna vez de las escrituras, fue este asesinato indiscriminado de bebés. En mi infancia nunca pude creer que alguien pudiese asesinar a la mayor fuente de dulzura de nuestro mundo. No pude creer que alguien estuviese dispuesto a ordenarlo, ni que nadie estuviese dispuesto a ejecutarlo. Gracias a Dios muchos de los farmacéuticos, médicos y enfermeros se niegan a ejecutar esta sentencia de muerte. Sin embargo, una vez más el día a día demuestra como la historia de nuestro Señor es real y se repite constantemente. A pesar de ello, es la fe la que nos permite continuar, es el ver a un crío besándole la mano a la Esperanza Macarena en los brazos de su padre o de su madre lo que te hace llenarte de gozo, ver que la vida continúa aunque sea a duras penas mientras esperamos la nueva venida de nuestro Salvador, el Mesías, el Señor.

Legisladores y gobernantes, genocidas de la vida y de la dulzura, que se os llena la boca de denunciar a los terroristas siendo sus señorías los responsables de la ejecución más numerosa de la historia. El juez os espera...

No hay comentarios:

Pages